Cultura de Seguridad

Tag: Boletines
  2 jun 16

Las organizaciones altamente confiables, como las que pertenecen al mundo de la aviación y la energía nuclear, se caracterizan por el compromiso con la seguridad a todos los niveles, desde los trabajadores de la primera línea hasta las más altas posiciones ejecutivas. En estas industrias, la seguridad es la prioridad Nº 1, aún a expensas de la producción o la eficiencia. Todo su personal busca la forma de minimizar constantemente la ocurrencia de accidentes y sus índices de desempeño son extraordinariamente buenos, pese a llevar a cabo un trabajo intrínsecamente complejo, peligroso y con grandes presiones de producción. A partir del hito que marcó la publicación del informe “Errar es Humano” del Institute of Medicine en 1999, el sector salud comenzó a poner foco sobre este tipo de cultura, aunque los expertos coinciden en que recién está dando sus primeros pasos. Nuestros hospitales y centros de atención están todavía muy lejos de ser organizaciones altamente confiables y las tasas de eventos adversos evitables continúan siendo muy altas. Por más que se desarrollen las mejores herramientas técnicas para minimizar riesgos para los pacientes y empleados, cualquier proyecto fracasará si no se logran modificar actitudes y patrones de conducta apoyados en valores claramente definidos. Sin una nueva cultura, aquellos que deben implementar las prácticas de seguridad no sabrán hacerlo, entre otras cosas porque nadie les habrá enseñado primero a trabajar en equipo y a comunicarse efectivamente.

 
 
Ver mas...
Comentar / 173 leidas
(Para poder ver el artículo completo, debe ser un usuario registrado)
 
 
 
Email
Clave
 
 

Nombre del Libro: Vida y muerte en terapia intensiva: estrategias para conocer y participar de las decisiones.
Autor: Carlos R. Gherardi.  Editorial Biblos. 1ra ed., 2007. Buenos Aires

Reseña:A través de las salas de terapia intensiva la medicina instrumentó una modalidad asistencial en la que la tecnología es capaz, a través del soporte vital, de recuperar para la vida a pacientes que antes morían irremediablemente. Pero el progreso de los medios, sin un control ético de sus fines, no será tal sin reflexionar suficientemente sobre si todas las acciones posibles son buenas o malas. Se inició un camino cuyo desafío cotidiano y costo moral no ha sido convenientemente explorado y explicado a pesar de una historia de décadas. En un lenguaje accesible para todos, este libro expone un conflicto creciente cuyo examen le corresponde a la sociedad en su conjunto y no a la medicina en particular. El paciente como persona no debe ser nunca un rehén del poder tecnocientífico ni una víctima de las decisiones ajenas a sus deseos o a sus valores.